Press "Enter" to skip to content

Mi secreto de la infancia para las inversiones

Por Zach Scheidt, desde Atlanta, Georgia

Según los estándares históricos, el mercado actual cotiza a un precio justo, lo que significa que queda mucho potencial alcista. Hoy verás una simple manera de calcularlo.

Mucha gente piensa que convertirse en un analista financiero de clase mundial requiere de años de estudio y capacitación especializada.

Si bien esas cosas ciertamente ayudan, siendo sincero, el secreto de inversión más importante lo aprendí de mis padres cuando yo no era más que un niño. Es más, puede que tú también lo hayas aprendido sin siquiera darte cuenta.

Una vez que entiendas cómo funciona esto, sabrás por qué sigo siendo tan optimista respecto de las acciones y el mercado bursátil.

Si alguna vez has prestado atención a las etiquetas en los supermercados, posiblemente sepas que casi todos los artículos tienen dos precios: el costo del artículo y el costo del artículo por peso.

Acá son libras u onzas, pero en el mundo de habla hispana generalmente esto está expresado en kilos.

Bueno, cuando mi madre me llevaba al súper de chico, unas de las cosas en las que más insistía es que me concentrara más en ese precio por unidad que en el precio de venta total.

Digamos que tienes en frente dos paquetes diferentes de carne molida. Uno es un paquete de un kilo que cuesta US$ 8. El segundo es de dos kilos y medio y cuesta US$ 15.

El paquete más grande obviamente cuesta más en total. De hecho, casi el doble. Sin embargo, está distribuido en US$6 por kilo, mientras que el paquete más pequeño, como dijimos es un kilo por US$8.

Eso significa que el precio de la carne del paquete más grande, aunque implique gastar más, te saldrá más barato.

Nunca olvides: ratio precio/ganancias

Si lo que vimos arriba te hace sentido, entonces ya entiendes uno de los principios básicos del análisis bursátil: el ratio precio/ganancias (P/E, por sus siglas en inglés). Esta relación la puedes usar para que utilizar tus fondos invertibles de la forma más eficiente posible.

En este caso, digamos que en lugar de carne molida estás analizando acciones de una misma industria. Los precios totales de cada “paquete de carne” es la cotización de cada acción, y los costos por unidad son los ratios P/E.

En otras palabras, digamos que estás comparando las acciones de dos empresas de supermercados. Una se vende por US$8 y tiene una relación P/E de 4, mientras que la otra se vende por US$10 y tiene un P/E de 2.

Sí, puede que las acciones de US$10 cuesten más, pero lo cierto es que te ofrecen más valor. El P/E de 2 significa que pagas US$2 por cada dólar de las ganancias de la compañía. Con las acciones de US$8, estás pagando US$4 por esas mismas ganancias, lo que la hace más cara en términos relativos.

Por lo tanto, usando el ratio P/E verás dirá si estás pagando de más por una acción o si las estás obteniendo a un precio de oferta.

Eso es porque, al final del día, son las ganancias las que impulsan a la Bolsa. Las ganancias son el sustento y el medio con el que las empresas crecen. Los inversores luchan para invertir en compañías que creen generarán buenas ganancias en el futuro –razón por la cual venderán como las acciones con pobres perspectivas de ganancias.

Teniendo eso en cuenta, ¿podemos analizar el ratio P/E actual del mercado para ver si las acciones siguen ofreciendo un buen valor?

Y la respuesta simple es… ¡SI!

En el siguiente gráfico, puedes ver las proyecciones históricas de P/E remontándonos a principios de la década del 90 del siglo pasado.

La línea negra representa el ratio P/E proyectado. La línea verde punteada del medio es el promedio en el ratio P/E proyectado… y las dos líneas de arriba y abajo son la desviación estándar de la media.

Como notarás, las proyecciones actuales del ratio Precio/Ganancias actual son de 16,1 veces.

Estamos exactamente en el promedio.

Esto es importante, porque las ganancias en sí han estado muy por encima del promedio. De hecho, en el último trimestre de presentación de balances, las ganancias de las compañías que componen el índice S&P 500 reportaron un crecimiento promedio de 25,9%.

Se trató del mayor crecimiento desde el tercer trimestre de 2010, y sin embargo, la relación P/E del mercado no se salió de control –lo que significa que las acciones no están sobrevaloradas.

Y ya que se espera que las ganancias sigan creciendo hasta bien adentrado el 2019, estos precios te permitirán seguir gastando menos por cada dólar de esas ganancias.

En conclusión, la caída de los últimos meses no implica que hayamos llegado a máximos. Solo se trata de una toma de ganancias estratégica.

Así que, no lo olvides: para determinar si las acciones siguen cotizando a buenos precios, debes observar el ratio P/E…

Y según los estándares históricos, el mercado actual cotiza a un precio justo, lo que significa que queda mucho potencial alcista.

Saludos,

Zach Scheidt

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *